21 de Umie, año 198

Mi intuición no falló. Anoche decidimos el destino de la tercera prueba (la de luchar) en plena fiesta.

Nada más llegar fuimos recibidos por el petirrojo en persona, quien nos acompañó hasta la mesa en la que nos sentamos. Tras una suculenta cena (en la que abundó el ron, por cierto), fuimos conducidos a la tarima principal donde habían preparado una urna de la que sacamos una bola cada uno. Escarlata sacó una de color azul, Aëstin de color marrón y yo de color verde, lo cual significa que la bruja deberá luchar contra una criatura marina, el semidragón contra una terrestre y yo contra una aérea. La verdad, me gustaría que me hubiese tocado a mí la marrón, pero sé de buena tinta que la que más ganas tenía de cambiar de bola en esos momentos era Escarlata; a fin de cuentas, ha estado a punto de morir ahogada.

Tras la selección de criaturas, pasamos a la elección de turnos. Aëstin luchará el primero, Escarlata segunda y yo el último. Y respecto a las armas a utilizar, nos han dado a elegir la que más nos guste. Yo, por supuesto, he elegido a Ybuflow. El semidragón ha elegido un par de dagas (una roja y otra azul), cosa que me ha sorprendido mucho, pues siempre le he visto pelear con espada. Pero la que más me ha sorprendido ha sido Escarlata. ¡Ha elegido una guadaña! ¡Para luchar en el agua! Desde luego, no hay quién entienda a esta bruja loca.

En cuanto al día del combate, todo dependerá de lo que tarden en encontrar a las criaturas adecuadas para el mismo. De momento, la de Aëstin la tienen preparada, puesto que se trata de una bestia que vive en la isla y que, de vez en cuando, hace desaparecer a uno o dos piratas, de modo que van a aprovechar la ocasión de deshacerse de ella utilizando al semidragón. Su combate será en unos cuatro días; Escarlata y yo tendremos que esperar un poco más.

A parte de eso no hay nada más que contar, así que supongo que pasaremos estos días preparándonos para la última prueba, tal y como hemos hecho con las anteriores. La verdad es que me emociona un poco el pensar que estoy a tan solo un combate de ser considerado un verdadero pirata entre la propia comunidad corsaria. Para mí es como un sueño hecho realidad. Y tengo que empezar a pensar dónde me tatuaré las tres tibias, ya que es una decisión cuyas consecuencias acarrearé durante toda la vida.

3 comentarios:

Malfuin dijo...

¿Escarlata con guadaña? :__3 Como mola, es el arma que lleva uno de mis personajes de un foro :P Aunque las armas que más molan son las de Aëstin. de lejos.

Pero es que Ybuflow también está muy chula... >_< Jop, no sé qué combate va a molar más. A ver si empiezan pronto n_n

Saludos! :P

Kudasaru dijo...

Pobre Escarlata, con un algo marino :S, ya la veo con su guadaña, jajajajjaaja.
Y en cuanto a la criatura alada.... no lleves a Ibuflow!! lleva unas tijeras gigantes y córtale las alas!!!!!! :P
Espero que tengáis todos mucha suerte; a ver q tal le va a Aestin.
lástima q no se pueda convertir en dragón, aunque = eso le daba + problemas luego.
Bueno, ya me callo.
Q BONITO, Q EMOCION!
BESOS!

Nemârie dijo...

xDDDDDDDDDDD

Aprovecharé el comentario de Mafy para decir que yo estuve presente el día en que ese personaje suyo usó la guadaña para abrirnos paso en un bar :P

Bueno, suerte en el combate Eglomer!!!!! Y piensa bien lo del tatuaje... esa es una decisión muy trascendental e importante :P