10 de Sishira, año 198

Al fin hemos abandonado la isla de LittleWitch y ¿sabéis? ¡Vino muchísima gente a despedirnos! La verdad es que hace ilusión el ver a tanta gente reunida por ti, deseándote lo mejor en tu vida y en tu viaje. Casi me pongo a llorar de la emoción…

Bien, tras eso hemos puesto rumbo dirección norte, sin ningún destino planeado. La verdad es que no me preocupa mucho el no encontrar pronto alguna isla, ya que llevamos provisiones como para dos meses, de modo que nos sentaremos relajadamente a esperar que pase algo. Puede parecer vago, pero siempre es mejor que pararte a discutir con un semidragón que no abre la boca apenas y con una bola verde al que ni siquiera sé por qué entiendo y a la que sólo le interesa la comida. En fin, el día ha transcurrido sin mayores complicaciones, aunque Zippo me ha advertido de que esta noche habrá niebla. ¡Encima el tío es una estación meteorológica! Supongo que se deberá a sus afinados sentidos animales. Sea como sea, deberemos andarnos con ojo, no sea cosa que choquemos contra cualquier isla o roca y acabemos todos en el fondo del mar.

2 comentarios:

Kudasaru dijo...

Me encanta Zippo!!!!!!!!!!!!
a este ritmo se va a convertir en el lider:P
animo! a cortar en tajadas esa niebla:D

Anónimo dijo...

JOAN
Que bien no ja teneis el barco y todos os han dicho adios menos Escarlata la pobre.
Que mono Zippo sabe lo del tiempo.
De tu nuevo y pequeño amigo.