40 de Aile, año 198

Anoche al fin conseguimos llegar a la cima, pero como llegamos prácticamente al alba, decidimos refugiarnos para descansar y prepararnos para explorar la zona. Por el momento sólo pudimos ver una gran explanada con una pequeña construcción en el centro, desde la cual procede el misterioso brillo verde. El corazón se me desbocó al ver ese intenso brillo, y tuve que hacer un esfuerzo para no lanzarme de cabeza hacia allí. La verdad es que fue una sensación un tanto extraña.

Tampoco he podido dormir mucho hoy. Sólo de pensar que posiblemente mañana tenga en mi poder un valioso tesoro mis pensamientos vuelan, mi imaginación se dispara y mi cuerpo se llena de energía, por lo que me es completamente imposible dormir. Aunque por lo visto a Zippo eso ni le va ni le viene, porque se pega una siestas… Pero bueno, ahora lo importante es prepararse para la exploración. De momento me he tallado una pequeña espada de madera con una gran rama que encontré dentro de la cueva, y he preparado unas cuantas sorpresitas por lo que pueda pasar. ¡Esta noche el misterio de esta isla quedará resuelto por el gran pirata Eglomer!

2 comentarios:

Kudasaru dijo...

Ánimo esta noche eglomer!
Disfruta de la compañía y no olvides que tienes que volver sano y salvo para seguir con nosotros, eh?
UN BESO Y MUCHA SUERTE!:D

Anónimo dijo...

JOAN
Que ganas tengo de saber mas sobre la luz estoy tan entusiasmado como Eglomer
M'encanta esta historia pero no me enrrollo que quiero saber lo que passara ahora.
I Zippo es el mejor duerme la siesta sin problemas.
De tu nuevo y mejor amigo.