08 de Sishira, año 198

Esta mañana ha sido el funeral de Escarlata, ya que no conseguimos encontrarla. Habían colocado un ataúd adornado con flores y mensajes de la gente en la playa, flotando, balanceándose suave y lentamente con el vaivén de las olas. En su interior habían colocado algunos de sus objetos personales, incluyendo sus libros de magia, un sombrero que perteneció a su madre y bisutería variada entre otras cosas.

El alcalde presidió la ceremonia en la cual se habló de lo buena persona que era, de su alegría contagiosa, de su risa escandalosa, pero sobretodo de su gran coraje y valentía que habían llevado a la liberación de aquella isla y a salvar muchísimas vidas, todo ello acompañado por una tenue música de fondo que hizo saltar las lágrimas a todos los presentes, incluyendo a Aëstin, al cual con lo serio que es jamás hubiese imaginado soltando ni una sola lágrima, y a Zippo, que ni siquiera sabía que podía llorar. No cabe duda de que Escarlata era una persona muy querida por todos, pese a que Trowzan volvió a muchos de ellos en su contra. Por suerte el tiempo puso a cada uno en su lugar, y se demostró gracias a los testimonios de sus antiguos sirvientes que Trowzan era un farsante que, aún no se sabe como, saboteó la magia de los estudiantes de Dewenluu volviendo al pueblo en su contra con la intención de obtener el poder y los secretos de la magia que allí se había desarrollado.

El alcalde aprovechó aquella oportunidad para anunciar a toda la isla el cierre definitivo de la escuela Dewenluu. Todo el mundo consideraba que el desarrollo de la magia de la isla había mejorado notablemente sus vidas, pero tras los últimos sucesos, no querían que apareciese cualquier otra persona sedienta de poder y causara otra desgracia similar, y además, prácticamente la totalidad de los estudiantes estaban tan asustados que habían decidido abandonar la magia para siempre, de modo que volverán a la vida tradicional. Tras esta noticia, todos dimos el último adiós a nuestra querida amiga y soltaron el ataúd, que fue adentrándose lentamente en el mar.

El resto del día lo hemos pasado visitando el pueblo, que la verdad es muy bonito. Lo que más me ha llamado la atención ha sido el campanario que hay justo en medio de la ciudad. ¡Es enorme! Y además la fachada está dotada de una ornamentación y unos detalles preciosos. Sin duda, algo digno de ver.

Mañana ultimaremos los preparativos para nuestra partida, y, si no sucede nada, pasado mañana bien temprano nos haremos de nuevo al mar. El problema es que no sabemos muy bien a dónde ir. A Aëstin le da exactamente igual donde vayamos, y Zippo dice que él irá allí donde haya comida. A mi realmente también me da igual a donde ir, puesto que lo único que quiero es disfrutar de las travesías en barco y tener muchas aventuras, y como me ha demostrado la experiencia, las aventuras no hay que buscarlas, puesto que vienen solas, así que supongo que me sentaré a esperarlas. En fin, voy a echar de menos a todos los amigos que hemos hecho aquí.

3 comentarios:

Kudasaru dijo...

Así que se acabó Escarlata?
pobexita:'(
Espero que sea menos problemática vuestra próxima eventura.
KISU SHITE!

Nemârie dijo...

Ei! Como es eso que dais por muerta a Escarlata y enviáis a la mar todas sus cosas?? Y si consigue volver que, eh? :P

Anónimo dijo...

JOAN
No puede ser Escarlata deve ser viva este donde este me dan ganas de lorar .
Espero que tus proximas aventuras sean igual de intrigantes y de emocionantes .
De tu nuevo y pequeño amigo.