48 de Aile, año 198

Hoy Escarlata no ha tenido escapatoria y nos ha tenido que contar qué diablos pasa con esos pueblerinos. La verdad es una historia bastante… no se como decirlo.

Todo empezó hace 119 años. Habían pasado 79 años desde que se acordó que nadie, absolutamente nadie debía hablar nunca de la existencia de la energía y, en LittleWitch, isla en la que nos encontramos, vivía un anciano llamado Arcifer Luu, un antecesor de Escarlata. Arcifer nunca había visto con buenos ojos el que se mantuviese oculta la existencia de la energía a la gente, puesto que desconfiaba de la palabra de los alados, lo cuales, bajo su punto de vista, querían arrebatar a los humanos aquellas terribles armas que tanto daño les hacían para poder acabar con ellos de una vez por todas. Aún así, guardó silencio y respetó el pacto hasta el día en que murió. Pero lo que nadie supo es que Arcifer escribió en un pequeño manuscrito lo más básico acerca de la energía y cómo usarla, y además dibujó un mapa donde marcaba el lugar donde se escondía una máquina capaz de almacenar la energía para luego ser utilizada a voluntad.

Pasó el tiempo hasta llegar al año 122, cuando la abuela de Escarlata encontró aquella vieja libreta. Quedó verdaderamente impresionada con lo que allí ponía, así que decidió ir en busca de aquel artefacto junto con su mejor amiga, Ile Dewen. Tardaron casi un año, pero al final encontraron la máquina y enseguida se pusieron a estudiarla de arriba abajo. A los pocos años ya habían descubierto su funcionamiento y pronto empezarían a investigar los usos que se le podía dar a la energía (en la agricultura, medicina, etc.), consiguiendo almacenarla y liberarla de una forma u otra a su antojo mediante la utilización de palabras específicas. Al ver la magia que aquellas dos mujeres eran capaces de hacer, pronto llegaron personas pidiendo ser sus discípulas para que les enseñasen a hacer magia, y así fue como nació la escuela Dewenluu, una escuela de estudio e investigación de la aplicación de la energía en ámbitos sociales para los alumnos, una escuela de magia para los demás. Hay que decir que la existencia de aquel artilugio, pese a la aparición de los muchos alumnos de la escuela, sólo la conocían unas pocas personas.

Con el tiempo y las investigaciones, los reducidos miembros que conocían la existencia de la máquina consiguieron modificarla de modo que fuese mucho más pequeña, válida para una sola persona y se ahorrase en el consumo de energía. De este modo, introducían en el cuerpo de cada estudiante su propio canalizador (así es como llaman al artefacto) en un ritual conocido como el ritual de iniciación, y ello les permitía almacenar la energía suficiente para realizar hechizos acordes a su nivel, previniendo que un estudiante inexperto malgastase grandes cantidades de energía y pusiese en peligro a la gente de su alrededor. Por supuesto, los estudiantes jamás sabían de la existencia de dicho aparato. “¿Y cada vez que aumentaban de nivel les tienen que cambiar el canalizador?”, pregunté yo. La respuesta fue no. Al parecer, el artefacto contiene un total de cinco esferas donde se almacena la energía, y sólo el estudio y el perfeccionamiento de las artes de la hechicería consiguen hacer que la máquina vaya “despertando” dichas esferas. Es decir, que el canalizador está programado para activar las esferas únicamente cuando el alumno ha adquirido la experiencia necesaria. Este dato, por supuesto, también era ocultado a los pupilos.

Volviendo a la historia, los estudiantes de la escuela empezaron a ser conocidos como brujos y brujas, y fueron ganando fama y prestigio en la isla, ya que siempre que podían, ayudaban encantados a los agricultores a hacer crecer sus huertos sanos y fuertes, hacían que los rebaños procreasen abundantemente e incluso, un año de intensa sequía, se reunieron todos los alumnos y profesores e invocaron a la lluvia. Con semejantes acciones es normal que toda la isla los adorase. Aunque dicha admiración iba a convertirse en odio y rechazo.

Hacía apenas un año, cada tierra que era bendecida por un brujo o bruja, caía en la miseria, muriendo todas las cosechas. Y lo mismo pasaba con lo rebaños. Era como si insuflasen un veneno mortal en todo aquello a lo que transmitían su energía, y pronto el pueblo, liderado por el millonario Trowzan (el hombre rechoncho que quiso quemar a Escarlata), se volvió en contra de todo aquello que tuviese que ver con la hechicería. Empezó, pues, una caza indiscriminada de brujos y brujas de todas las edades. Solo unos pocos pudieron eludir su captura, y a todo aquel que atrapaban lo mandaban directamente a un centro creado especialmente para la contención de la magia, o eso es lo que Trowzan hacía creer a los pueblerinos de la isla.

Según Escarlata, los pocos brujos que consiguieron escapar de las redes de Trowzan se reunieron y se colaron en aquel complejo donde tenían reclusos a sus compañeros. Debió ser horrible lo que vio allí dentro, porque se puso muy blanca y sudorosa al contar este punto de la historia y apenas dio detalles. Lo que sí dijo es que fueron descubiertos y que, mientras huían, pudo sentir el placer de golpear a Trowzan personalmente con el palo de una fregona. Por desgracia, ella fue la única que consiguió salir de allí y lo peor es que Trowzan, persona rencorosa por naturaleza, lo sabía, de modo que haciendo uso de su poder, dictaminó que para erradicar de una vez por todas la brujería había dos opciones: matar a todos los estudiantes de la escuela, o matar a aquella persona que los proveía de magia: Escarlata Luu, la descendiente de Arcifer Luu, aquel que trajo “el desastre” a LittleWitch. Debido a que la gente desconocía la existencia del canalizador, creyeron la versión de Trowzan de que Escarlata era la bruja que dotaba de poderes a los estudiantes, pero ella sabía que aquello no era más que una burda trampa para atraerla hasta él, pudiendo así vengarse de ella por aquel golpe que le dio.

Escarlata, conociendo la crueldad de Trowzan, sabía que si ella no aparecía, mataría sin dudar a todos sus compañeros, de modo que le escribió un mensaje y le dijo que ella estaba dispuesta a morir para salvar a sus compañeros, y que era su deseo el morir en la hoguera, con la excusa de que de aquel modo su cuerpo se purificaría. Lo que Trowzan no conocía era el as en la manga que tenía Escarlata. Por lo visto, haciendo nosequé historias con la energía (no me he enterado de su explicación), se puede conseguir que las llamas no te afecten, de modo que ella fingiría y actuaría como si de verdad estuviese quemándose y, llegado un momento determinado, intercambiaría su cuerpo por un muñeco de trapo que preparó, de modo que el muñeco ardería y ella estaría completamente a salvo. Así, el pueblo y Trowzan creerían que ella había muerto y sus compañeros estarían a salvo. Pero llegamos nosotros y la fastidiamos. Ahora entiendo por qué se resistía tanto a ser salvada.

Tras escapar de nuestro barco, se fue directamente a hablar con Trowzan, intentando explicarle en malentendido, pero este, sin atender a razones, mandó que la ejecutasen allí mismo con cualquier cosa, y claro, puede que ella estuviese preparada contra las llamas de una hoguera, pero no contra los tridentes, azadas y demás artilugios del campo (eso sin contar con las espadas de los policías), de modo que hizo lo único que podía hacer, correr, puesto que los brujos tienen prohibido utilizar su magia para hacer daño a los demás. Y bueno, el resto de la historia ya la conocéis.

Después de esto, Escarlata ha dicho que ella cree que, de alguna forma, Trowzan hizo que la magia de los estudiantes fallase, arruinando las cosechas y la ganadería y volviendo a la gente en contra de la hechicería en la que habían confiado hasta ese momento. Pero, ¿por qué motivo iba a hacer eso? No consigo imaginar una razón lógica y convincente para tal comportamiento.

Bueno, nuestros planes inmediatos consisten en ir al pueblo más cercano de aquí e intentar informarnos sobre la reacción de Trowzan ante nuestra aparición y la huída de Escarlata. Sólo espero que no le haya dado por asesinar a los demás estudiantes.

5 comentarios:

Kudasaru dijo...

Trankilo eglomer, se que lograréis salvarlos, Escarlata sabe lo q se hace, y contando con un ayudante como tú nada puede fallar;)
UN BESAZO!

SUU dijo...

eysss kaizokunonikkihuzopitikaizokuro!!!

hace mucho que no entraba y tengo mucho que leer.
contando q "estoy" estudiando... lo intento pero con ordenador delante no se puede.. pues tendré que leer todas estas aventuras un día toda concentrada en eso.. y no en estudiar.. pero la verdad esq m muero de ganas asi q.. si dentro d un rato tienes otro comentario mio.. será q.. he decidido leer a.. estudiar..¬¬ podrias estar contento ehhh¬¬

asi q.. weno.. espero nuevas noticias mias..
(para un poco de scribir o no llegaré nunk al final!!!! xDDDD, ES BROMA..SIGUEEE)

UN BESO

SUU dijo...

*Y ESPERA NUEVAS NOTICIAS MIAS
(SQ LO HE ESCRITO MAL)

AHHH YO TB TNGO UNA PANTALLA DE 19" :) JIJIJI MOLA MUXO, ES GENIAL..:D

pd: no, aun no lo he leido pero toy pensando sobre ello.....

pd2: no... no he podido aun mirar lo del win xp guay' ... mis mas disculpas.. pero tu sabes lo q tngo q estudiar...:S...
estoy pensando en imprimirme tus aventuras y pararme a leerlas x la noxe metidita en la camita tapadita y muy concentrada en ello...

hasta nuevos saludos (mios). adeeewWW

Eglomer dijo...

Gracias Kudasaru. Has conseguido que me ponga rojo... jiji

Suu, q surprise! No sabía que tu tb seguías las aventuras de este pirata xD Al final has estudiado algo?

Anónimo dijo...

JOAN
Que xula a sido la historia de las brujas ha sido muy divertida me ha encantado.
Escarlata es un personaje que me ha caido muy bien es muy intrigante .
Bueno voy aleer mas
De tu nuevo y pequeño amigo