39 de Aile, año 198

El día de hoy ha sido muy tranquilo. Por la noche ascendí todo lo que pude la montaña amparado por la oscuridad de la noche, o mejor dicho, amparados, pues por lo visto le caí bien al bicho verde y ahora me sigue a todas partes. He decidido llamarlo Zippo, ya que es a lo que me suena cada vez que emite uno de sus ruiditos.


Bueno, pues Zippo y yo nos hemos pasado la noche ascendiendo por la ladera de la montaña, descansando únicamente para necesidades digestivas, y casi hemos alcanzado la cima. Espero que mañana o como mucho pasado logremos llegar a la cumbre.

La verdad es que la noche en esta montaña es muy oscura, sin una sola estrella mediante la cual orientarme. Pero en la cima de la montaña sigue aquel brillo verde esmeralda, inamovible, al cual nos dirigimos. Gracias a eso podemos saber cuanto camino nos queda hasta la cima, porque de día no me atrevo a asomar un pelo fuera del escondite que haya encontrado…

Tras encontrar una cueva en la cual pasar el día, hemos dormido a pierna suelta todo lo que ha pedido el cuerpo, tras lo cual hemos comido. Después, para pasar el rato y eso hemos estado jugando un rato. Bueno, he estado jugando un rato molestando a Zippo. Ahora cuando acabe de escribir esto cenaremos y nos pondremos en marcha nada más aparezcan de nuevo las tinieblas de la noche.

PD: Aquí va un dibujo de Zippo.

2 comentarios:

Kudasaru dijo...

Q MONOOOO! ZIPPO ES UNA CUCADA! Q SUERTE TENERLE COMO AMIGO^^
ÁNIMO EGLOMER, AHORA Q YA STAS FUERTOTE... A POR ESA LUZ VERDE!
STY CONTIGO! (PANCARTA D ANIMOS:p)

Anónimo dijo...

JOAN
Que mono es Zippo aunque ja lo conocia por comentarios que me haces cuando vienes a casa.
Espero que esa luz no sea nada malo me da mala espina .
Weno adios.
DE tu nuevo i pequeño amigo.