29 de Aile, año 198

No hay salida… ¡estoy completamente atrapado en esta maldita isla! Bueno, si es que se le puede llamar isla… Después de pasarme toda la noche sin dormir vigilando aquella extraña luz verde de la montaña me quedé dormido con las primeras luces del alba. La verdad es que nunca se me dio bien el trasnochar. Unas pocas horas después me desperté hambriento, de modo que, intentando controlar mi miedo, me interné una vez más en el bosque en busca de alimento, pero parece ser que en esta isla no hay nada comestible. Lo cual me inquieta más todavía. ¿De qué se alimenta el llamado guardián?


Tras mi fracaso en la búsqueda de comida, fabriqué un pequeño arpón con una rama de árbol y me metí en el agua en busca de algún pez que me llenase el estómago. El caso es que iba tan distraído que no me di cuenta de que por mucho que me adentrase en el mar, el nivel del agua no parecía subir, y después de un tiempo llegué al borde de la isla. Sí, sí, al borde de la isla. Pues esta no es una isla normal como podría parecer a simple vista. La isla realmente está situada a muchísima altura sobre el nivel del mar, sustentada por una gran columna de roca natural. De ahí el incesante ruido de olas rompiendo sobre un acantilado, solo que en vez de ser un acantilado como tal, se trata del pilar de la isla. Seguramente la violencia de la tormenta me lanzase hasta aquí arriba. ¡Y eso no es todo! De alguna forma, a través de la columna el agua del mar fluye hacia la parte superior de la isla para crear el mar artificial que hay en ella, y después vuelve al mar cayendo desde los bordes de la isla, formando una impresionante y sobrecogedora catarata incapaz de ser descrita con palabras. Es por eso que he decidido hacer un dibujo aproximado con mis escasas habilidades artísticas:


(Click para expandir)

Es todo un misterio esta isla. Pese a que cada vez tengo más miedo, no puedo evitar emocionarme al pensar en que me encuentro en una isla situada a cientos de metros sobre el nivel del mar, en donde hay una montaña capaz de hacer soplar el viento a voluntad para repeler a los intrusos que intentan encontrar el tesoro que guarda en su interior, y en donde además hay un guardián capaz de deshacerse de toda una tripulación pirata él solo. Llamadme loco si queréis, pero me parece que mi espíritu aventurero está empezando a despertar dentro de mí. Puede que mañana intente penetrar la muralla de viento de la montaña. Eso si para entonces no me he muerto de hambre…

7 comentarios:

Eglomer dijo...

La próxima entrega, mañana a estas horas ;-)

Kudasaru dijo...

Extraño lugar al que has ido a parar. Nunca imaginé cosa semejante. Sólo el más grande de los piratas sería capaz de salir de allí. Fue tu ángel de la guarda?
Lo siento, soy impaciente:P

Nemârie dijo...

Leído! ^^

Jo, pobrecito... anda ya podría subir algún pez a la piscinita esa para que tuviera algo que llevarse a la boca... no hay cocos en esa isla? Debería :P En las islas de las historias de piratas siempre hay cocos :P

Muy ingenioso lo de la isla "volante" me tienes intrigada a ver como continua ^^. Seguiré leyendo!! :D ^^

Àngela

P.D.- Debo dar las gracias a mi querida alarmita que me avisó a tiempo para leer :D ^^

Miri dijo...

Que intriga habra que esperar a mañana a ver que sigue ocurriendo.

Zasshi dijo...

No lo habria imaginado nunca...me gusta pensar que esa isla se aguanta por un pilar...si lo miras bien, es como un refugio, ahora solo hace falta que nestro pirata encuentra la manera de "hacerse" suya la isla
*¬*


Por cierto, muy bueno el dibujo, para tus "escasas habilidades artísticas" xDDDD

We want the next chapter now!

Eglomer dijo...

Kudasaru, no entiendo muy bien a q te refieres con eso del ángel de la guarda. A ver si me lo explicas, anda ^^

Sí, Nemârie, en las historias de piratas hay cocos, pero esta no es una historia como las demás (H):P

Zasshi, gracias x lo del dibujo, aunque sabes perfectamente que tu me das mil vueltas a mí dibujando ;-)

Gracias a tod@s :-D

Anónimo dijo...

Soy Joan este capitulo me a encantado es el mejor de todos, sobretodo por la isla .
Pero pobre Eglomer le abria dado al pobre un susto al ver donde estava.
De tu nuevo i pequeño amigo.